REVISTA JURÍDICA DEL ILUSTRE COLEGIO NOTARIAL DE LAS ISLAS BALEARES
• 24-04-2018 18:38 pm •
"La lealtad es una virtud que está bien en todo hombre y señaladamente en los Escribanos"
(Partidas, 3ª-XIX-Proemio)

TRIBUTACIÓN DE LAS ACTAS DE NOTORIEDAD COMPLEMENTARIAS PARA INMATRICULAR


Eduardo Amat Alcaraz. Notario.

El art. 7.2.C) del Texto Refundido de la Ley del ITPAJD, aprobado por Real Decreto Legislativo 1/1993, de 24 de Septiembre, considera transmisiones patrimoniales sujetas a efectos de liquidación y pago del impuesto "los expedientes de dominio, las actas de notoriedad, las actas complementarias de documentos públicos a que se refiere el Título VI de la Ley Hipotecaria y las certificaciones expedidas a los efectos del artículo 206 de la misma Ley, a menos que se acredite haber satisfecho el impuesto o la exención o no sujeción por la transmisión, cuyo título se supla con ellos y por los mismos bienes que sean objeto de unos u otras, salvo en cuanto a la prescripción cuyo plazo se computará desde la fecha del expediente, acta o certificación".


En una primera aproximación, interpretando literalmente el precepto, por lo tanto, parece que el otorgamiento de un acta de notoriedad complementaria de un título público adquisitivo para la inmatriculación de una finca no inscrita es hecho imponible sujeto y no exento a la modalidad de Transmisiones Patrimoniales Onerosas del ITPAJD. Sin embargo, aquí debemos rescatar la disyuntiva, antes apuntada, del carácter complementario o supletorio del acta de notoriedad objeto de análisis, calificación que no se revela cuestión baladí a los efectos fiscales que nos interesan. Así, el acta de notoriedad con virtualidad inmatriculadora no suple al título de adquisición ya sujeto y -salvo exención o prescripción, pagado- Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales Onerosas -o sobre Sucesiones y Donaciones, en su caso-, sino que más bien viene a complementarlo como un paso más del acto de adquisición, teniendo como finalidad comprobar y declarar la notoriedad de que una determinada persona era tenido como dueña de una finca no inscrita en el Registro de la Propiedad, facilitando de esta manera el acceso de dicha operación sobre la finca al repetido Registro; por lo que, en consecuencia, el acta de notoriedad no constituye en sí una transmisión patrimonial. El acta de notoriedad -o el expediente de dominio- sólo desempeña un papel sustitutorio de un título adquisitivo cuando se insta a efectos de la reanudación del tracto sucesivo interrumpido, conforme a las reglas del art. 203 LH.


El Tribunal Supremo, en Sentencia de 27 de Octubre de 2004, ya sentó este criterio a propósito de un expediente de dominio, declarando que "el tenor literal del art. 7.2.C) de la Ley del Impuesto demuestra que se sujetan a gravamen exclusivamente los expedientes de dominio que suplan el título de la transmisión, quedando fuera de la órbita del precepto los expedientes de dominio cuyo título transmisivo no sea suplido con ellos; en estas hipótesis, existencia de título transmisivo, la tributación de la transmisión se rige por las reglas aplicables al título que contenga la transmisión que se trate -en el caso litigioso, una herencia-".


En el mismo sentido, la Sentencia del T.S.J. de Murcia número 000685/2010, declarada no ajustada a derecho la liquidación girada por el T.E.A.R. murciano reclamando el pago del Impuesto sobre TPO por un acta de notoriedad complementaria, pues ya se liquidó el impuesto en la adquisición, y pagarlo también en el acta de notoriedad sería pagar dos veces por el mismo hecho. De esta interpretación se han hecho eco sentencias de otros diversos Tribunales Superiores de Justicia, como el de Galicia, Comunidad Valenciana, Castilla y León o La Rioja.


Parece que finalmente la Dirección General de Tributos se ha hecho eco de este criterio, y en su Consulta Vinculante V0990-08, de 19 de Mayo de 2008, señala que "tanto el expediente de dominio como el acta de notoriedad tienen por objeto la concordancia entre el registro y la realidad jurídica extrarregistral; no obstante, para declararlos sujetos al impuesto es necesario que no se haya tributado ya por la transmisión que se refleja en virtud del expediente o acta; por tanto, siempre que se justifique el pago del impuesto correspondiente a la adquisición de los inmuebles, cuyo título se supla con un expediente de dominio o acta de notoriedad, no quedará sujeto al ITPAJD".


Sin embargo, la cuestión dista de ser pacífica, pues la Dirección General de Tributos, en Consulta Vinculante V0307-12, ha expresado un criterio totalmente opuesto al señalado, manifestando que: "Lo que sí necesita ese título público adquisitivo para su inscripción en el Registro de la Propiedad, de acuerdo con lo dispuesto en la letra b) del artículo 199 del Texto Refundido de la Ley Hipotecaria, aprobado por Decreto de 8 de febrero de 1946, es ser complementado por acta de notoriedad, dado que la finca no está inscrita en dicho registro y no se ha acreditado de modo fehaciente el título adquisitivo del transmitente o enajenante. En este caso, el citado artículo 298 del Reglamento Hipotecario determina en el número 2º de su apartado 1 que, en defecto de documento fehaciente del título del transmitente o causante, para inmatricular fincas no inscritas a favor de persona alguna, debe complementarse el título público adquisitivo con un acta de notoriedad acreditativa de que el transmitente o causante es tenido por dueño. Es el título de la adquisición de este transmitente o causante el que, en su caso, va a ser suplido por el acta de notoriedad y, por tanto, por tal adquisición es por la que debe acreditarse haber satisfecho el impuesto –o la exención o no sujeción – si se pretende evitar la sujeción del acta de notoriedad a la modalidad de transmisiones patrimoniales onerosas. Es decir, si no ha tributado por título adquisitivo del transmitente o causante -en el caso, el contrato privado de compraventa por el que adquirieron el inmueble los padres, causantes en la sucesión hereditaria que constituye el título del adquirente- al estar prescrito, tendrá que tributar por el acta de notoriedad como transmisión patrimonial onerosa al tipo impositivo que corresponda a la transmisión de bienes inmuebles".


No obstante, de seguirse este último criterio y considerar sujetas estas actas para inmatriculación, no quedarán sujetas si se acredita haber satisfecho el impuesto, la exención o la no sujeción por la transmisión cuyo título se supla con ellos, por lo que cabe distinguir varios supuestos:


- si la transmisión originaria quedó sujeta a TPO y tributó efectivamente, o no lo hizo por estar exenta, no puede gravarse de nuevo.


- si la transmisión originaria resultaba sujeta y no exenta de IVA (por tanto, no sujeta a TPO), no puede sujetarse el acta.


- si la transmisión originaria quedaba sujeta a ISD (por tanto, no sujeta a TPO), no puede tributar el acta por TPO, aunque esté prescrito el ISD (en este sentido se han pronunciado diversas Consultas Vinculantes de la DGT, como la de 19 de Mayo de 2008),


Descargate nuestra aplicación para tablet y movil
Logo App Moviles
Siguenos en:
Suscribete a nuestro Newsletter: