REVISTA JURÍDICA DEL ILUSTRE COLEGIO NOTARIAL DE LAS ISLAS BALEARES
• 23-01-2018 16:26 pm •
"La lealtad es una virtud que está bien en todo hombre y señaladamente en los Escribanos"
(Partidas, 3ª-XIX-Proemio)

EL RETORNO DE LOS CHAMANES.


Victor Lapuente. Ediciones Península, 2015.

Víctor Lapuente, politólogo y profesor de la Universidad de Gotemburgo, interviene con esta obra amena y ágil al tiempo que rigurosa en el debate acerca de las causas del progreso de las naciones. No se adscribe ni al llamado institucionalismo, que localiza la clave del progreso ( o el fracaso) en la calidad, apertura y transparencia de las instituciones y que estaría representado, entre otros, por Acemoglu y Robinson ("¿Por qué fracasan los países?") o César Molinas en nuestro país ("El dilema de España") ni tampoco a los "culturalistas", cuyas doctrinas inciden en factores históricos y culturales ( así, Weber). Lapuente cree que la cuestión es de tipo retórico; el progreso o fracaso de una nación se explicaría por el modo en que los actores del debate público, que directa o indirectamente indicen en el diseño de las políticas públicas, enfocan la discusión política. Un problema de enfoque, de framing, como se afronta la deliberación pública o comunitaria sobre el modo en que debemos organizarnos.


Víctor Lapuente expone dos modos posibles de abordar la cosa pública, a través de la erección de dos estereotipos, cada uno de los cuales se adscriben a uno de los extremos: el chamán y la exploradora.


El "chamán" preconcibe una explicación del mundo, referida así al deber ser ( el fin) como a los medios para alcanzarlo. A esta construcción apriorísitica deberá adaptarse la realidad. No solo se perseguirá un fin, sino que sólo determinados medios serán admisibles para su consecución, convirtiéndose a su vez en fines.


La "exploradora", en cambio, responde a una concepción de la política como gestión de los problemas ordinarios,. La exploradora se mueve en el terreno de la provisionalidad, de la constante crítica y revisión de las medidas adoptadas, con un tempramento científico, de demostración, prueba y error; asumiendo los posibles errores y las posibles mejoras a soluciones anteriores. Y frente a las ambiciosas pretensiones que las del chamán, que busca la transformación radical de la sociedad con arreglo al modelo preconcebido, es pragmática, partidaria de las reformas graduales ("incrementales").


De la diferente disposición del chamán y la exploradora resultan diferencias en el lenguaje utilizado. El chamán utiliza conceptos abstractos y generales, manipulables a voluntad. En definitiva el chamán trata de establecer un relato coherente, omnicomprensivo y explicativo de la realidad . La exploradora, un lenguaje concreto, menos evocador y de significado más concreto o preciso.


¿Dónde encontrar hoy chamanes y exploradoras?. En todas partes, en todas las épocas, en todos los ámbitos. Dentro de un mismo país, pueden encontrarse simultáneamente ejemplos de chamanes y exploradoras diseñando las políticas públicas. No hay que ir muy lejos, aquí mismo, en España, los datos demuestran la elevada calidad y eficiencia de la sanidad pública, gracias, nos dice Lapuente, a que ha sido un coto de lo que llama "la política pequeña", es decir, la política de la exploradora, en la que los profesionales de lo público han actuado con una libertad relativa en la configuración del servicio en el modo más apropiado a la consecución de los fines perseguidos. En el otro extremo, como ejemplo de política pública dominada por el chamanismo, las ideas preconcebidas, las construcciones apriorísticas y los prejuicios ideológicos se encontraría en la educación, fuertemente condicionada por las cosmovisiones particulares de la clase política.


Y es que, en último término, se apunta como uno de los problemas fundamentales que presente la ordenación de los asuntos públicos en España es el elevado grado de penetración del nivel político en las capas inferiores de gestión ordinaria de los mismos asuntos, o, si se prefiere, la permeabilidad de los niveles de gestión a la actuación directa del nivel político. En cierto modo, podría hablarse de una excesiva politización de la gestión pública.


Desde luego, el libro tiene un contenido mucho más amplio, multitud de ejemplos, sobre todo referidos a Suecia, sus instituciones y su sistema, ( y su tránsito del chamanismo a la actitud de la exploradora). Y, desde luego, apreciaciones particulares del autor sobre problemas y cuestiones concretas, que suponen tomas de posición sustantivas que quizá trasciendan del carácter en principio eminentemente formal de la teoría sostenida. En cualquier caso, un libro de lectura más que recomendable, que es útil no solo para quienes están en condición de ser chamán o exploradora, es decir, para el político o gestor de lo público, sino para cualquier ciudadano, en la medida en que nos muestra las diferencias de enfoque y el modo adecuado en que, como individuos en comunidad debemos observar la realidad política para formar nuestra opinión. Libre, desprejuiciada, fundamentada en realidades y datos y lejos del absolutismo intelectual de los grandes modelos y esquemas ideológicos. Lo cual , entiendo, no debe querer decir que no deba existir, para cada cual, un modelo conceptual de los fines a alcanzar, y de ciertos límites no transgredibles en modo alguno (esquema de valores), cualquiera que sean los medios empleados .


Descargate nuestra aplicación para tablet y movil
Logo App Moviles
Siguenos en:
Suscribete a nuestro Newsletter: