REVISTA JURÍDICA DEL ILUSTRE COLEGIO NOTARIAL DE LAS ISLAS BALEARES
• 24-04-2018 18:37 pm •
"La lealtad es una virtud que está bien en todo hombre y señaladamente en los Escribanos"
(Partidas, 3ª-XIX-Proemio)

Apreciado lector.


Tienes a la vista el primer número de la revista VIA ROMA 4, editada por el Colegio Notarial de las Islas Baleares. Por fin los notarios de las islas contamos con un instrumento de expresión, que nos permite salir de nuestras oficinas y dar a conocer otras parcelas de nuestra profesión, más allá de los documentos que autorizamos y con los que el gran público nos relaciona. Reivindico nuestro derecho a estar ahí, a conocer y ser conocidos, a devolver a la sociedad civil una parte de lo que nos ofrece día a día, a través del quehacer de nuestros despachos.


Representamos un colectivo que hunde sus raíces en los albores de la civilización. Las grandes etapas de la Historia han tenido observadores imparciales, que han transmitido de generación en generación de forma objetiva todo cuanto han percibido a través de sus sentidos. Con el tiempo, se ha añadido a tal función -la del mero amanuense, la del dador de fe- una labor de asesoramiento jurídico, imparcial, equilibradora y controladora de la legalidad, a la que el poder público ha atribuido finalmente la presunción de veracidad de cuanto resulta de sus instrumentos. La función notarial es pues, el resultado de una larga evolución, en absoluto improvisada, que la sociedad civil ha requerido y que ha logrado conformar hasta alcanzar nuestros días, donde el notariado se ha convertido en auténtico eje vertebrador de la seguridad jurídica preventiva.


El notariado representa en nuestro país, y particularmente en nuestras islas, una parte indisoluble de la sociedad, gracias a la cual el mundo de las relaciones mercantiles, el de las siempre complejas cuestiones de familia, el de la previsión sucesoria, el de la adquisición y financiación de los inmuebles y tantos otros, se ha ido tejiendo día a día a través de los protocolos notariales, constituyendo una auténtica fuente de derecho.


Pero también es cierto que en el pasado reciente y en cierta medida en el presente, el notariado -en parte fruto de la compleja realidad social y de la presión de otros operadores jurídicos y en parte fruto de su autosuficiencia- se ha ensimismado, encorsetado en la oficina notarial, y aunque no ajeno a la evolución social por su contacto diario y a pie de calle, no ha estado presente a través de sus miembros en el intercambio de opiniones que toda sociedad dinámica requiere, ni sus voces -demasiadas veces mudas, si bien con honrosísimas excepciones- han tenido eco en la red social de la que forman parte indisoluble.


Con el objeto de reparar ese silencio de los nues-tros y con la ilusión de quien inicia una andadura diferente al trabajo diario, recibe -querido lector- el primer número de esta revista con el ruego de que no nos juzgues severamente, pues no tienes a la vista una escritura pública, sino algo mucho más complejo: la ilusión de un colectivo que quiere participar, escuchar y ser escuchado.


Raimundo Fortuñy.

Decano

Comparte Notícias
Noticias Relacionadas:


Artículos más leidos:


Descargate nuestra aplicación para tablet y movil
Logo App Moviles
Siguenos en:
Suscribete a nuestro Newsletter: